Homenaje a Sara

Por: René González Sehwerert

 

Rene GonzálezUna incomunicación temporal me forzó a guardarme las palabras de recordación que debo a esa mujer con mayúsculas que fue Sara González. Los días transcurridos hasta el restablecimiento de este vínculo con el mundo no pueden ser excusa para que deje de transmitirlas ahora.
A veces me he preguntado si acaso los fundadores de la Nueva Trova tienen idea exacta de lo que hicieron por nosotros, la generación de sus hermanos menores. Para quienes recordamos proezas como Girón, la Crisis de octubre o la Campaña de alfabetización como en una nube de memorias difusas, en que se mezclan confusamente recuerdos verdaderos y leyenda épica, las canciones de aquellos jóvenes fueron como un aglutinante que nos transmitió la esencia de los hechos; lo que equivale a decir su espíritu. Dotada de una voz cuya fuerza hubiera sido suficiente para ser única, Sara fue más allá para entregar en cada nota un sentimiento cuya autenticidad es sólo privilegio de la más absoluta sinceridad.
A %d blogueros les gusta esto: