El sistema de justicia que condenó a los Cinco V

La ley contra el joven.

Dr. Salvador Capote

El costo político de mantener arbitrariamente encarcelados a cinco cubanos antiterroristas es cada vez más alto para el gobierno de Estados Unidos. Una de las causas es que atrae la atención de millones de personas en el mundo hacia la profunda crisis global del sistema de justicia norteamericano.

Parte fundamental de esta crisis es la criminalización de los adolescentes, la aberración jurídica de juzgarlos con frecuencia como adultos, el cambio de los antiguos métodos de rehabilitación por otros nuevos –absurdos y crueles- de castigo, y el confinamiento en centros de detención de menores, crecientemente en manos privadas, verdaderas escuelas del crimen, en condiciones de hacinamiento y abuso continuado.

Continuar leyendo «El sistema de justicia que condenó a los Cinco V»

Esclavitud en el barrio

Tomado de «Progreso Semanal»

Pongo este artículo  en manos de los lectores de mi blog, me parece sumamente interesante, esas son las MARAVILLAS DEL PARAISO

Por Varela

Dicen que la prostitución es la profesión más antigua. Yo creo que no, que es la política pero bueno… Realmente no sé diferenciar entre una meretriz y un agraciado del ayuntamiento. También imaginaba que la prostitución era la única profesión que se ejercía por negación a todos los demás oficios hasta que una amiga de la familia, en una cena una noche del pasado noviembre, nos contó lo siguiente…

En trailers de Homestead (ciudad en el sur del condado Miami-Dade) se mantienen chicas de 14 a 16 años, semidormidas con alucinógenos las 24 horas, recibiendo visitas de hasta 60 hombres (!) que por $5 satisfacen en ellas sus morbos sexuales. Y el producto humano se recicla para no aburrir a la clientela, que son indocumentados que laboran como peones, y que para evitar que cundan de molestias la ciudad cercana tras cada jornada laboral buscando placer incosteable, allí mismo junto a sus sembrados reciben alcohol, droga y sexo a bajo precio para mantener óptima la agricultura.

Continuar leyendo «Esclavitud en el barrio»

EL SISTEMA DE JUSTICIA QUE CONDENÓ A LOS CINCO IV

Las Cárceles de la Migra

Por  Dr. Salvador Capote
En los años del siglo XVIII tras la fundación de la república, y durante casi todo el siglo XIX, a nadie en Estados Unidos se le ocurrió encarcelar a un inmigrante por el solo hecho de serlo. Hacían falta brazos para exterminar a los indios, conquistar el Oeste y arrebatar la mitad del país a los mexicanos; hacían falta europeos blancos para que la población negra –esclava primero y segregada y discriminada después- no se convirtiese en mayoría; y hacía falta mano de obra barata para impulsar el pujante desarrollo industrial capitalista y extender las líneas del ferrocarril hasta las costas del Océano Pacífico.
Es en la última década del siglo XIX, cuando Estados Unidos transita de su etapa expansionista a la francamente imperialista cuando, para el registro y examen de los inmigrantes, se crea el centro de detención de Ellis Island, en la parte norte de la bahía de New York, que serviría de filtro entre 1891 y 1954 para rechazar a los recién llegados que presentasen características indeseables.

El sistema de justicia que condenó a los Cinco I

I – La ley contra el indio

Por  el Dr Salvador Capote
Cinco cubanos inocentes permanecen en cárceles estadounidenses cumpliendo desmesuradas condenas. ¿Qué sistema de justicia es ése que, contra toda lógica y razón, y frente al clamor universal, les niega la libertad que merecen y los somete con frecuencia a duros castigos?
El imaginario estadounidense acerca de la justicia se fundamenta en el enunciado de la Declaración de Independencia según el cual “todos los hombres son creados iguales”. Sin embargo, nunca, ni antes ni ahora, los que habitan estas tierras han sido iguales ante la ley. Por el contrario, el sistema de justicia de Estados Unidos  rezuma  discriminación, soberbia,  crueldad y sangre a través de toda su historia, desde el siglo XVIII hasta lo que va del siglo XXI.

Vicky: tacones lejanos

Por Jorge Wejebe Cobo

La menuda Vicky Huddleston, jefa de la Sección de Intereses de EE.UU en la Habana se sintió feliz a pesar de su cansancio después de despedir a medianoche los últimos invitados de una recepción realizada en su residencia oficial en el lejano año 2000.

Entonces se dejó caer en un butacón para descalzarse alegremente los zapatos “oficiales” de tacones altos -tan ajenos a su habitual predilección por los calzados deportivos y la ropa cómoda-.

La fiesta fue dedicada a agasajar a artistas e intelectuales cubanos junto a periodistas y delegados extranjeros a la VII Bienal de la Habana, uno de los más importantes eventos de las artes plásticas de la región y del mundo, desarrollada entre noviembre y diciembre de ese año. Continuar leyendo «Vicky: tacones lejanos»

La frontera invisible de Internet

Por Jorge Wejebe Cobo

Las recientes revelaciones aparecidas en un artículo del periódico New York Times el 12 de junio último sobre la creación de sistemas invisibles de acceso a Internet para apoyar “disidentes” en países que Estados Unidos considera enemigos, confirma las denuncias y pruebas presentadas por Cuba sobre la entrega de tecnologías muy parecidas por los servicios especiales estadounidenses a los grupos contrarrevolucionarios internos en la Isla.

El reporte escrito por James Glanz y John Markoff explica que la “Internet invisible” permite el anonimato de los usuarios para trasladar “información conveniente a la política de los EE.UU sin ser descubiertos”. Esa tecnología difumina la frontera en la red de redes entre el espionaje y las actividades de activismo político que realizan los disidentes aliados a la política de Washington.

Explican los especialistas que el programa es financiado con dos millones de dólares y se puede transportar en un maletín y pasar controles fronterizos y confiesan que el periódico obtuvo la información en “docenas de entrevistas, documentos oficiales y cables diplomáticos clasificados”. Continuar leyendo «La frontera invisible de Internet»

A %d blogueros les gusta esto: