El control de lo que vemos, oímos y leemos

Por: Salvador Capote

www.eladversariocubano.wordpress.comEn los últimos años se ha producido en Estados Unidos un avance  espectacular en la monopolización de los medios. Se puede tomar como punto de partida de este proceso la Ley de Telecomunicaciones (“Telecommunications Act”) de 1996. Esta ley levantó las restricciones que existían sobre la propiedad de estaciones de radio. Con anterioridad a esa fecha, una compañía sólo podia ser propietaria de dos emisoras de radio AM y dos FM dentro del mismo mercado y no más de 40 a escala nacional. Con el cese de esta limitación se desató una ola de consolidaciones.

En los seis años que siguieron a la promulgación de la ley, “Clear Chanel Communications”, por ejemplo, obtuvo el control de 1,225 estaciones de radio en 300 ciudades. Actualmente su propiedad o control se ha extendido a más de 6,600 estaciones, más de la mitad de las que existen en Estados Unidos, incluyendo una red nacional (“Premiere Radio Networks”) que produce, distribuye o representa unos 90 programas, sirve a cerca de 5,800 emisoras y tiene alrededor de 213 millones de oyentes semanales. Incluye también “Fox News Radio”, “Fox Sport Radio” y “Australian Radio Network”, entre otras. Sus ingresos en 2011 alcanzaron la cifra de 6.2 billones de dólares.

Eliminadas las restricciones para la consolidación vertical, sólo faltaba suprimir las limitaciones que existían a la consolidación horizontal establecidas por la regla de la FCC (“Federal Communications Commission”) de 1975 (“cross ownership rule”) que prohibía al que poseía  un periódico la posesión de  una estación de radio (o de televisión) y viceversa en el mismo mercado. El objetivo de la regla era impedir que una sola entidad se convirtiese en voz demasiado poderosa dentro de una comunidad. En 2003 la FCC flexibilizó estas restricciones, pero el Tercer Circuito de Apelaciones bloqueó la aplicación de los cambios. En marzo de 2010 la Corte levantó el bloqueo y quedó abierto el camino a la consolidación horizontal.

Los medios de prensa escrita, radiales o televisivas, siguen las agendas que imponen los dueños. Cuando estos se cuentan por miles, prevalece la diversidad de información y opinión dentro de los límites que permite el “establishment”. Pero cuando la consolidación se produce en gran escala, como sucede actualmente, la agenda que domina es la de unos pocos y poderosos propietarios, y la ideología que adelantan los medios es, por supuesto, la más reaccionaria y ultraderechista. Hoy tenemos  más canales de televisión que nunca antes, pero una cantidad sustancial de ellos se dedica al fundamentalismo religioso, a las ventas por televisión, al más frívolo entretenimiento, o a la pornografía. En el resto, la calidad ha descendido a su peor nivel, lo que, unido al exceso de comerciales, alcanza límites embrutecedores.

Todo esto es extremadamente peligroso en una sociedad que apenas lee ya y que ha perdido la capacidad para discernir entre hechos y opiniones, porque se ha acostumbrado a la selección o presentación de los hechos en conformidad con criterios preestablecidos. Los hechos se ignoran o se deforman para validar opiniones.

La desregulación abrió a la competencia desleal todos los mercados de telecomunicación, incluyendo los de cable o satelital, y la Internet. Cinco conglomerados mediáticos controlan el 90 % de todo lo que leemos, oímos y vemos. Qué de extraño tiene que decenas de millones de norteamericanos aprueben la guerra preventiva,  los asesinatos selectivos de presuntos enemigos de Estados Unidos, la tortura de prisioneros, las violaciones de fronteras con drones, o los crímenes llamados daños colaterales. O que ignoren completamente los sufrimientos de la población de Cuba a causa de un bloqueo criminal de medio siglo, o las injustas y crueles sentencias dictadas contra cinco patriotas cubanos.

La consolidación produce medios que no están dirigidos a toda la comunidad. Los anunciantes proporcionan ¾ de los ingresos, y a ellos solamente les interesa el sector de la población con capacidad para adquirir sus productos o sus servicios. Típicamente, la población de menores ingresos no es de su interés. La consolidación convierte a los ciudadanos norteamericanos en simples consumidores y espectadores.

Actualmente, el libre mercado es el criterio con el cual se analizan los medios, es decir, la operación eficiente y la máxima ganancia constituyen los objetivos principales o únicos, sin tener en cuenta el importante papel que deben desempeñar los medios en la sociedad y en la vida pública. Los medios consolidados son generalmente grandes y complejas instituciones sociales, culturales y políticas, no sólo económicas, que  ejercen una profunda y negativa influencia en la sociedad. Si permitimos que controlen lo que  vemos, oímos y leemos,  controlarán también lo que pensamos.

Acerca de Raúl Antonio Capote

El adversario cubano, comprometido con la verdad, la justicia y mi patria grande.

Publicado el noviembre 16, 2012 en Crónicas, Guerra Cultural y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. I’m truly enjoying the design and layout of your site. It’s a very easy
    on the eyes which makes it much more enjoyable for me to come
    here and visit more often. Did you hire out a designer to create your theme?
    Fantastic work!

    Me gusta

  2. My father was a Freemason and his Lodge held their Ladies’ Nights at Frascati’s. I attended a single there when my father was Master of his Lodge, only a handful of nights following King George VI died in 1952. I have a image of my mothers and fathers at Frascati’s dated 1954, so it was nonetheless going strong some ages immediately after the war.

    Me gusta

  3. I just want to say I’m newbie to blogging and site-building and honestly loved you’re page. Very likely I’m planning to bookmark your blog post . You surely come with beneficial article content. Regards for sharing your website page.

    Me gusta

  4. De acuerdo con el contenido del artículo pero la postura es un poco ingenua. Cada sistema presenta lo que le conviene. Llevo 4 meses en Cuba y leyendo el periódico Granma a diario ha sido muy divertido–he visto inclusive apologías de la censura en frases como “el periodista tiene que estar comprometido”. Por mucha simpatía que les tenga a los cubanos, tanto la prensa escrita como la televisión en su país me parecen de bajísima calidad informativa, en un lenguaje sumamente repetitivo (triunfos, avances) y de una simplicidad ideológica espeluznante. Los llamados a la “disciplina” son sencillamente ridículos: cada persona que pasa más de una semana en el país sabe que en Cuba hay personas (no sabría decir exactamente cuántas, pero me consta que las hay) que roban del estado para llegar al fin del mes. Son prácticas universales pero con un matiz específico en los países comunistas. En Cuba, si no alcanza el pan, si no alcanza la carne, si el café no llega a la residencia por dos meses (experiencia propia), es porque “tenemos un bloqueo con Estados Unidos”, no porque el comunismo de estado no rinde. No rindió en ningún país y no rinde en Cuba. En Cuba no hay el hambre que hay en otros países latinoamericanos, es cierto; no hay niños desamparados, es cierto; pero que nadie se haga ilusiones de que una economía centralizada les dará prosperidad. He conocido personas que reciben remesas o trabajan en el turismo y viven excelentemente y personas que no reciben nada, viven de la libreta sin ningún otro apoyo y están al borde de la supervivencia.

    Me gusta

  5. Anyone who wants to go for Free hajj but does not know how to make it their
    calling, as it has been done before. Several million Muslims have converged on
    Saudi Arabia for this year’s annual hajj, centered
    around the holy city suggests an audience division into
    Muslims and non-Muslims; infidels, it suggests, are required to dress the ihram.
    Every time a Muslim turns to pray to Mecca, is carried out on the basis of
    their passports and their freedom kaaba to
    the Saudi authorities provide healthcare facilities
    during the hajj period.

    Me gusta

  1. Pingback: “El FBI tiene acceso a todos los correos de EE.UU” « El Adversario Cubano

  2. Pingback: El control de las mentes « El Adversario Cubano

  3. Pingback: EEUU, el estado orweliano. « El Adversario Cubano

  4. Pingback: Cuba: una mirada a su modelo de bienestar V | El Adversario Cubano

  5. Pingback: Plan de EEUU para eliminar el derecho universal a la privacidad en línea | El Adversario Cubano

  6. Pingback: La Verdadera Historia del Naufragio del Remolcador 13 de marzo | El Adversario Cubano

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.279 seguidores

%d personas les gusta esto: